Consulta Informativa Gratuita en Cirugía Plástica

Corrección de pezón

Un pezón puede ser grande, pequeño, faltar, estar deformado o invertido. Las anormalidades o irregularidades pueden ocasionar un problema de autoestima.

La cirugía reconstructiva/cosmética del pezón puede ser la solución. Cada problema requiere de un enfoque individual. 

Pezones grandes (hipertróficos)

Se pueden corregir por distintas técnicas:

  1. Sección transversal
  2. Des-epitelización de la base y sutura (técnica algo más complicada pero con los mejores resultados estéticos). Sirve tanto para hombres como para mujeres.
  3. Sección tangencial y sutura (más utilizada en hombres).

La técnica se elige acorde a las necesidades y gustos de los pacientes.

Pezones invertidos

En muchos casos, los pezones invertidos pueden ser congénitos (estar presentes desde el nacimiento). En otros se invierten al llegar a la pubertad. Muchos de estos casos se corrigen con anestesia local, colocando el pezón en su sitio por tracción y manteniéndolo colocando un piercing. En este caso los conductos de leche permanecen intactos.

Existen 3 grados de inversión del pezón. Las mujeres con una inversión de pezón de tercer grado suelen sufrir infecciones, erupciones o problemas de higiene.

En algunas ocasiones, el cirujano deberá eliminar los conductos de leche hacia el pezón para corregirlo. En ese caso, ya no podrá amamantar.

En casos muy severos, los pezones invertidos pueden ser tan persistentes, que se pueden volver a retraer incluso después de la cirugía.

Reconstrucción del pezón

Existen distintas técnicas que van desde el transplante de pezón contralateral en el caso de que este sea hipertrófico. Creación de pezón por colgajos de diversos tipos adecuados a la cicatriz que presente la paciente ( técnica en estrella, técnica de Tenesse, Ying-Yang, …). En algunos casos se realizan distintos tipos de injertos. Otra posibilidad es el tatuaje de areolas sin reconstrucción de pezón. Todo depende del gusto y las necesidades de los pacientes. Existen prótesis externas de silicona (Amoena).

Esta cirugía es bastante especial ya que los colgajos tienden a disminuir de tamaño hasta un 70 %, por lo que hay que realizarlos bastante más grandes de lo que esperamos como resultado.

Deformación del pezón

Un pezón rasgado se puede volver a unir extirpando el tejido cicatricial. La corrección se ajusta se ajusta al tipo de deformación.

Riesgos de la corrección de los pezones

Como en cualquier tipo de cirugía, estas intervenciones conllevan riesgos. Las complicaciones incluyen: reinversión, infección, daños en los tejidos, hemorragias y reacciones adversas a la anestesia. La intervención puede resultar en cicatrices visibles, trastornos de la sensibilidad o pezones asimétricos. Si se vuelve a producir la inversión del pezón o si la asimetría es clara, puede resultar necesario realizar una segunda intervención. En determinadas ocasiones, las mujeres pueden seguir amamantando, mientras que para otras esto resulta imposible.

Postoperatorio

Los primeros días después de una corrección de pezones podrían tener alguna molestia. El uso de analgésicos podría ser de ayuda, por ejemplo, paracetamol. Al realizarse con anestesia local, la recuperación es muy rápida.

Se administran antibióticos orales. Transcurridas 24 a 48 horas de la operación podrá reincorporarse a sus actividades diarias. Se recomienda no conducir el día de la cirugía y abstraerse de realizar esfuerzos / deporte durante unos 15 días.

Somos miembros de

Seguros Médicos

NUESTRA POLÍTICA

AVISO LEGAL Y PRIVACIDAD   |   COOKIES
© 2017 Todos los derechos reservados por Clínica de San Pio

DIRECCIÓN

Clínica de San Pio - Clínica de Cirugía Plástica y Estética
Paseo de Almería 81, 1º Izda 04001 Almería