AUMENTO DE PECHO CON IMPLANTES

AUMENTO DE PECHO CON GRASA AUTÓLOGA

MASTOPEXIA

REDUCCIÓN DE MAMAS

GINECOMASTIA

CORRECCIÓN DE LA ASIMETRÍA MAMARIA

RECOSTRUCCIÓN MAMARIA

CORRECIÓN DE PEZÓN

REDUCCIÓN AREOLA

Aumento de pecho con implantes de mama

En Clinica de San Pío somos expertos en aumento de pecho, técnicamente conocido como mamoplastia de aumento. Se puede realizar tanto con implantes mamarios como por lipotransferencia.

El aumento mamario es un procedimiento quirúrgico para mejorar el tamaño y la forma del pecho de la mujer en las siguientes situaciones: para mejorar la silueta de la mujer que piensa que sus pechos son demasiado pequeños; para corregir la disminución de volumen del pecho que se produce tras algunos embarazos y para corregir una asimetría (diferencia de tamaño entre ambas mamas).

Es posible aumentar el tamaño del pecho una o varias tallas mediante la introducción de una prótesis debajo de la mama.

Si el pecho tiene una caída de más de 2 cm, es posible que sea necesario realizar una mastopexia de aumento, es decir, una recolocación del complejo areola-pezón al mismo tiempo que realizamos el aumento mamario.

El Dr. Jaime de San Pío Rodríguez da mucha importancia al resultado final, para que este sea armónico en relación con otras dimensiones del cuerpo.

CANDIDATOS

Los candidatos ideales para someterse a una cirugía de mamas son aquellas personas sanas, emocionalmente estables que comprenden los resultados que se pueden obtener tras la cirugía. Muchas mujeres desean un aumento tras un embarazo o una lactancia que ha dejado vacío y caído el pecho. Aunque no existe riego de que el aumento altere futuros embarazos, sí debe saber que las mamas pueden volver a descolgarse algo tras un nuevo embarazo.

PLANIFICACIÓN

Durante la primera consulta, el cirujano plástico evaluará el tamaño y la forma de las mamas, la firmeza de la piel y su estado general de salud. Se realizará además una exploración de mamas y en algunos casos se solicitará un estudio mamográfico. Se le explicarán las distintas técnicas quirúrgicas, se discutirá el tamaño y la forma que tendrán su mamas y las opciones o la combinación de procedimientos que sean mejor para usted. Debe exponer sus expectativas de manera sincera y franca, para que el Dr. Jaime de San Pío, le muestre las alternativas disponibles para su problema, con los riesgos y limitaciones de cada una de ellas. También se le explicará cuál es el tipo de anestesia que se empleará, la necesidad o no de ingresar en la clínica donde se realice la cirugía y los costes de la intervención.

El aumento mamario con fines estéticos no está incluida dentro del catálogo de prestaciones de la Seguridad Social; no obstante, la asimetría mamaria importante y la reconstrucción tras cirugía por tumores de mama sí lo están.

No olvide contar si es fumadora o toma alguna medicación o vitamina, el número de embarazos previos y si piensa volver a quedarse embarazada o dar de mamar. No dude en preguntar cualquier cuestión que se plantee, especialmente aquellas relacionadas con sus expectativas sobre los resultados.

CIRUGÍA

Si se realiza con anestesia local más sedación, el paciente se siente relajado y los párpados están insensibles al dolor; con anestesia general el paciente está dormido durante la operación.

 

La intervención suele durar entre menos de una hora para párpados superiores y 2 horas, o más cuando se asocia a otras intervenciones. Si se van a realizar los cuatro párpados, generalmente se empieza por los superiores.

 

La intervención se realiza en quirófano como un procedimiento aislado o como parte de otra operación, en general un estiramiento facial (lifting). Dependiendo de esto, la intervención se realizará con anestesia local o general. Si se operan solamente los párpados superiores suele realizarse con anestesia local. Si se operan los párpados superiores y/o inferiores, suele realizarse bajo anestesia local más sedación, o si lo desea bajo anestesia general.

 

La mayoría de las veces las incisiones se colocan en las líneas naturales de los párpados superiores y justo debajo de las pestañas en los inferiores; en algunos casos pueden extenderse hacia las patas de gallo. A través de estas incisiones se separa la piel de la grasa y músculo subyacentes, extirpando el exceso de grasa y, en ocasiones, el exceso de piel y músculo. Las incisiones se cierran con una sutura continua intradérmica muy fina.

 

En otros casos, en pacientes jóvenes en los que sólo hay exceso de grasa, se puede realizar una blefaroplastia transconjuntival de los párpados inferiores; la incisión se coloca en el interior del párpado inferior no dejando cicatriz visible.

POSTOPERATORIO

Tras la cirugía de mamas es normal encontrarse algo cansada unos días, pero podrá hacer vida casi normal a las 24-48 horas. La mayoría de las molestias se controlan bien con la medicación prescrita, aunque las mamas pueden doler un par de semanas. Los apósitos se retiran al día siguiente, antes de la ducha. Se recomienda durante el día y la noche unas 3 semanas. Es normal tener una sensación de ardor en los pezones durante las dos primeras semanas. Los puntos se retiran entre las 2 o 3 semanas; el edema no cede completamente hasta las 3 ó 6 semanas. Tras un aumento mamario podrá volver al trabajo en pocos días , dependiendo de la actividad que realice. Podra realizar movimientos y coger hasta un kilo de peso en las primeras dos semanas. Evitará levantar objetos por encima de la cabeza durante 2 a 3 semanas. Sus mamas estarán más sensibles de lo normal durante 2 a 3 semanas, por lo que puede ser conveniente evitar un contacto físico excesivo hasta las 3 ó 4 semanas. Al principio las cicatrices estarán rosadas, aspecto que mejorará continuamente desde las 6 semanas. Los controles mamográficos apropiados para cada mujer según su edad pueden seguir realizándose, aunque se debe advertir la existencia de la prótesis. La operación no limitará su capacidad para dar de mamar si se queda embarazada.

RIESGOS

La cirugía de aumento mamario es una técnica segura, siempre y cuando sea realizada por un cirujano plástico cualificado. Sin embargo, como en cualquier operación siempre pueden existir complicaciones y riesgos asociados. En el aumento mamario, la complicación más frecuente es la contractura capsular, que ocurre cuando la cicatriz interna que se forma alrededor del implante se contrae en exceso, haciendo que la mama se vuelva más dura. Hay distintos estudios el riesgo esta entre el 1-4 % para la prótesis cohesivas texturadas colocadas debajo del músculo. Puede ser tratada de diversas maneras, requiriendo en ocasiones extirpar dicha cicatriz interna, e incluso, recambiar la prótesis.

Otra complicación, propia de cualquier cirugía es el hematoma que sólo en casos concretos precisa de una nueva intervención para eliminar la sangre acumulada (menos del 1 %). Un pequeño porcentaje de mujeres puede tener una infección alrededor de la prótesis, normalmente en las primeras semanas después de la cirugía (menos del 0.5 %). Algunas mujeres notan los pezones más o menos sensibles, e incluso, sin sensibilidad. Estos cambios suelen ser temporales, aunque en unos pocos casos serán permanentes. No existe evidencia de que las prótesis de mama afecten la fertilidad, el embarazo o la lactancia. Rotura de la cápsula del implante, es infrecuente con las prótesis cohesivas actuales, el contenido no sale fuera de su cápsula, ya que es un gel que . Si está rellena de silicona pueden pasar dos cosas: si la cápsula formada por el organismo no se rompe, no notará ningún cambio; si se ha roto, especialmente cuando ha sido sometida a mucha presión, la silicona sale disminuyendo el volumen de la mama. Con ambos tipos de prótesis será necesario una nueva intervención para reemplazarla. No existe evidencia científica probada de que las prótesis provoquen cáncer de mama o enfermedades del tejido conectivo. La colocación de una prótesis no impide la realización de mamografías.

GARANTÍAS

Los resultados tras un aumento mamario suelen ser muy gratos para la paciente. Las revisiones periódicas por su cirujano plástico y las mamografías periódicas (si le corresponden por su edad) asegurarán que si hubiese alguna complicación sea detectada a tiempo y solucionada.

Debe evitar la exposición de la cicatrices al sol, al menos durante 6 meses.

La luz del sol puede provocar cambios permanentes de pigmentación en la piel, provocando el oscurecimiento de las cicatrices. Si la exposición al sol es imperativa, use protectores solares.

Cirugía de aumento mamario: resumen El único método definitivo para conseguir un aumento del volumen mamario es mediante la implantación de unas prótesis mamarias por detrás de la glándula existente. Existen otros métodos que utilizan tejidos del propio cuerpo y que se usan, sobre todo, en Cirugía Reparadora. El implante mamario puede colocarse detrás de la glándula misma y por delante del músculo pectoral, o bien por detrás de dicho músculo, dependiendo de cada caso concreto. Normalmente la incisión de abordaje para implantar la prótesis está situada en el surco submamario (en algunos casos esta incisión se realiza alrededor de la areola), realizándose la operación bajo anestesia general. La prótesis que se utiliza en casi todos los casos es la de membrana de silicona rugosa rellena de gel, que ha conseguido que disminuyese drásticamente la llamada retracción capsular (el pecho se notaba duro, esférico y a veces molesto) a porcentajes inferiores al 2 %. Otras posibles complicaciones locales, como hematomas, infección, intolerancia a las suturas, etc., requerirán el tratamiento adecuado, pero tienen una incidencia extremadamente baja.

La información contenida en esta página en ningún caso puede, ni pretende, sustituir la información proporcionada individualmente por su cirujano plástico. En caso de duda, su cirujano plástico le proporcionará las aclaraciones oportunas. Si usted está pensando en someterse a una intervención de Cirugía Plástica o Estética, acuda a un Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética.

RESULTADOS

Los resultados tras un aumento mamario suelen ser muy gratos para la paciente. Las revisiones periódicas por su cirujano plástico y las mamografías periódicas (si le corresponden por su edad) asegurarán que si hubiese alguna complicación sea detectada a tiempo y solucionada.

Debe evitar la exposición de la cicatrices al sol, al menos durante 6 meses.

La luz del sol puede provocar cambios permanentes de pigmentación en la piel, provocando el oscurecimiento de las cicatrices. Si la exposición al sol es imperativa, use protectores solares.

Cirugía de aumento mamario: resumen El único método definitivo para conseguir un aumento del volumen mamario es mediante la implantación de unas prótesis mamarias por detrás de la glándula existente. Existen otros métodos que utilizan tejidos del propio cuerpo y que se usan, sobre todo, en Cirugía Reparadora. El implante mamario puede colocarse detrás de la glándula misma y por delante del músculo pectoral, o bien por detrás de dicho músculo, dependiendo de cada caso concreto. Normalmente la incisión de abordaje para implantar la prótesis está situada en el surco submamario (en algunos casos esta incisión se realiza alrededor de la areola), realizándose la operación bajo anestesia general. La prótesis que se utiliza en casi todos los casos es la de membrana de silicona rugosa rellena de gel, que ha conseguido que disminuyese drásticamente la llamada retracción capsular (el pecho se notaba duro, esférico y a veces molesto) a porcentajes inferiores al 2 %. Otras posibles complicaciones locales, como hematomas, infección, intolerancia a las suturas, etc., requerirán el tratamiento adecuado, pero tienen una incidencia extremadamente baja.

La información contenida en esta página en ningún caso puede, ni pretende, sustituir la información proporcionada individualmente por su cirujano plástico. En caso de duda, su cirujano plástico le proporcionará las aclaraciones oportunas. Si usted está pensando en someterse a una intervención de Cirugía Plástica o Estética, acuda a un Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética.

Aumento de mama con grasa autóloga

El aumento mamario, técnicamente conocido como mamoplastia de aumento se puede realizar tanto por lipotransferencia como por implantes mamarios de silicona.

El aumento mamario por lipotranferencia es un procedimiento quirúrgico para mejorar el tamaño y la forma del pecho de la mujer en las siguientes situaciones: para mejorar la silueta de la mujer que piensa que sus pechos son demasiado pequeños; para corregir la disminución de volumen del pecho que se produce tras algunos embarazos; para corregir una asimetría (diferencia de tamaño entre ambas mamas) y por último una de las indicaciones más importantes es la correción cuando hay problemas con implantes mamarios o para mejorar el resultado y el tamaño tras la retirada de implantes.

Es posible aumentar el tamaño del pecho alrededor de una talla por esta técnica.

CANDIDATOS

Los candidatos ideales para someterse a una cirugía de mamas son aquellas personas sanas, emocionalmente estables que comprenden los resultados que se pueden obtener tras la cirugía.

Es necesario disponer de un exceso de grasa accesible por liposucción, aproximadamente 1.000 cc de grasa. Ya que al centrifugarla retiramos el suero que hemos añadido a la hora de la liposucción, dejando entre 600-700 cc de grasa centrifugada.

Muchas mujeres desean un aumento tras un embarazo o una lactancia que ha dejado vacío y caído el pecho. Aunque no existe riego de que el aumento altere futuros embarazos, sí debe saber que las mamas pueden volver a descolgarse algo tras un nuevo embarazo.

LIMITACIONES DE ESTA TÉCNICA

La cantidad de grasa que se puede introducir por lipotranferencia esta limitada por la cantidad de grasa y músculo, donde se realice la lipotransfrencia. Se puede realizar lipotransferencia al tejido celular subcutáneo (grasa), encima y alrededor del pecho y debajo en el pectoral mayor. Cuanto mayor sea el pecho y más contenido graso tenga, más grasa se puede transferir. Si se transfiere demasiada cantidad habría una disminución del riego, y la supervivencia sería menor, formándose pequeños quistes de aceite que serán reabsorbidos en pocas semanas. Con la técnica correcta la supervivencia esta entre en 70-80 % de la cantidad introducida por lipotransferencia.

El Dr. Jaime de San Pío Rodríguez da mucha importancia al resultado final, para que este sea armónico en relación con otras dimensiones del cuerpo.

PLANIFICACIÓN

Se le darán instrucciones acerca de cómo prepararse para la cirugía, incluyendo normas sobre toma de alimentos y líquidos, tabaco o toma o supresión de medicamentos, vitaminas y suplementos de hierro. Lea el apartado preparándose para la cirugía. En el aumento mamaria no es preciso transfundir sangre durante la cirugía. Asegúrese, además, de que algún familiar o acompañante pueda llevarle a casa cuando se le dé el alta y que, en caso necesario, puedan ayudarle un par de días.

CIRUGÍA

La cirugía de mamas se realiza en un quirófano, de forma ambulatoria (estancia en la sala de reanimación de hasta 6 horas). La media de estancia en la sala de reanimación es de 4 horas. Si se desea se puede ingresar una noche (200 €).

La cirugía de aumento mamario se realiza bajo anestesia general, pero si se desea se puede realizar bajo anestesia local y sedación.

El aumento mamario se realiza a través de pequeñas incisiónes de menos de 1 mm y dejan una cicatriz invisible. La lipotransferencia se realiza en la grasa del pecho (tejido subcutáneo) y en el músculo (pectoral mayor y menor).

Antes de realizar la lipotranferencia la grasa se centrifuga con la centrifugadora de Khouri. La grasa se acumula en un contenedor esteril especial de lipotransferencia conforme se realiza la vibroliposucción con el Lipomatic IV.

No se colocan unos tubos de drenaje. Y sólo se ponen puntos en los pequeños orificios de liposucción.

No se puede utilizar sujetador ni otra prenda que comprima el pecho durante el primer mes de la lipotransferencia.

POSTOPERATORIO

Tras la cirugía de mamas es normal encontrarse algo cansada unos días, pero podrá hacer vida casi normal a las 24-48 horas. La mayoría de las molestias se controlan bien con la medicación prescrita. Se utiliza una faja de compresión en las zonas de han sido liposuccionadas. Se recomienda durante el día y la noche unas 3 semanas. Los puntos se retiran a los 7 días.

El edema no cede completamente hasta las 3 ó 6 semanas. Tras un aumento mamario podrá volver al trabajo en pocos días , dependiendo de la actividad que realice. Podra realizar movimientos y coger hasta un kilo de peso en la primera semana. Sus mamas estarán más sensibles de lo normal durante 2 a 3 semanas, por lo que puede ser conveniente evitar un contacto físico excesivo hasta las 4 semanas. Al principio las cicatrices estarán rosadas, aspecto que mejorará continuamente desde las 6 semanas. Los controles mamográficos apropiados para cada mujer según su edad pueden seguir realizándose, aunque se debe advertir la existencia de la prótesis. La operación no limitará su capacidad para dar de mamar si se queda embarazada.

RIESGOS

La cirugía de aumento mamario es una técnica segura, siempre y cuando sea realizada por un cirujano plástico cualificado. Sin embargo, como en cualquier operación siempre pueden existir complicaciones y riesgos asociados.

Otra complicación, propia de cualquier cirugía es el hematoma que sólo en casos concretos precisa de una nueva intervención para eliminar la sangre acumulada (menos del 1 %). Al ser la cánula de liposucción y de lipotransferencia de punta roma, en caso de hematoma este sería mínimo. Algunas mujeres notan los pezones más o menos sensibles, e incluso, sin sensibilidad. Estos cambios suelen ser temporales, aunque en unos pocos casos serán permanentes.

RESULTADOS

Los resultados tras un aumento mamario suelen ser muy gratos para la paciente. Las revisiones periódicas por su cirujano plástico y las mamografías periódicas (si le corresponden por su edad) asegurarán que si hubiese alguna complicación sea detectada a tiempo y solucionada.

Debe evitar la exposición de la cicatrices al sol, al menos durante 6 meses.

La luz del sol puede provocar cambios permanentes de pigmentación en la piel, provocando el oscurecimiento de las cicatrices. Si la exposición al sol es imperativa, use protectores solares.

cirugia mamaria

Mastopexia – Elevación de pecho

La elevación de mamas, técnicamente conocida como mastopexia es un procedimiento quirúrgico para elevar y mejorar la forma de las mamas caídas.

Con los años, y tras circunstancias como el embarazo, la lactancia y la fuerza de la gravedad hacen que las mamas tiendan a caer; además, a medida que la piel pierde su elasticidad la mama pierde su forma y cae, fenómeno conocido como ptosis mamaria. Cuando encontramos ptosis mamaria y poco volumen, se realiza una mastopexia de aumento. La mastopexia reduce el tamaño de la areola en el acto operatorio.

CANDIDATOS

Los candidatos ideales para someterse a una cirugía de mamas son aquellas personas sanas, emocionalmente estables que comprenden los resultados que se pueden obtener tras la cirugía. Muchas mujeres desean una mastopexia tras un embarazo o una lactancia que ha dejado vacío y caído el pecho. Aunque no existe riego de que la mastopexia alteren futuros embarazos, sí debe saber que las mamas pueden volver a descolgarse algo tras un nuevo embarazo.

PLANIFICACIÓN

Durante la primera consulta, el cirujano plástico evaluará el tamaño y la forma de las mamas, la firmeza de la piel y su estado general de salud.

Se realizará además una exploración de mamas y en algunos casos se solicitará un estudio mamográfico reciente (menos de 12 meses para mayores de 35 años). Se le explicarán las distintas técnicas quirúrgicas, se discutirá el tamaño y la forma que tendrán su mamas y las opciones o la combinación de procedimientos que sean mejor para usted.

Debe exponer sus expectativas de manera sincera y franca, para que el Dr. de San Pío, le muestre las alternativas disponibles para su problema, con los riesgos y limitaciones de cada una de ellas.

También se le explicará cuál es el tipo de anestesia que se empleará, la necesidad o no de ingresar en la clínica donde se realice la cirugía y los costes de la intervención. La mastopexia con fines estéticos no está incluida dentro del catálogo de prestaciones de la Seguridad Social.

No dude en preguntar cualquier cuestión que se plantee, especialmente aquellas relacionadas con sus expectativas sobre los resultados.

CIRUGÍA

La mastopexia se realiza en un quirófano, de forma ambulatoria (estancia en la sala de reanimación de hasta 6 horas). La media de estancia en la sala de reanimación es de 4 horas. Si lo desea o si fuese necesario puede permanecer en la clínica (200 € /día). La mastopexia se realiza bajo anestesia general, permaneciendo el paciente dormido durante la operación. Algunos casos determinados de mastopexia se pueden realizar bajo anestesia local más sedación.

La operación dura entre 1,5 y 2,5 horas. Las incisiones comprenden una área de la mama consistente en la parte de piel que se va a quitar y que colocará el pezón y la areola en su nueva posición más elevada. Las suturas se colocan alrededor de la areola, en una línea vertical hacia abajo desde la areola y en muy raras ocasiones a lo largo del surco de debajo de la mama. En determinados casos, cuando la mama es pequeña y está poco caída la incisión se coloca sólo alrededor de la areola. Puede ser necesario colocar una prótesis debajo del tejido mamario o del músculo pectoral en mamas con poco volumen (mastopexia de aumento). Después de la cirugía se coloca un sujetador deportivo sin aros, que se abra por delante.

POSTOPERATORIO

Tras la cirugía de mamas es normal encontrarse algo cansada unos días, pero podrá hacer vida casi normal a las 24-48 horas. La mayoría de las molestias se controlan bien con la medicación prescrita, aunque las mamas pueden doler un par de semanas.

Los apósitos serán retirados al día siguiente, manteniendo sólo el esparadrapo de papel de color piel (Micropore de 3M) que se retirará con los puntos. En caso de alergia al esparadrapo, se retirara con la mayor brevedad posible. Es normal tener una sensación de ardor en los pezones durante las dos primeras semanas. Tras la mastopexia puede ser normal tener una disminución de sensación en los pezones; esta situación es generalmente temporal, excepto en algunas ocasiones en las que puede ser definitiva. Los puntos se retiran entre las 2 o 3 semanas; el edema no cede completamente hasta las 3 ó 6 semanas. Podrá ducharse al día siguiente a la cirugía.Tras la mastopexia podrá volver al trabajo en pocos días, dependiendo de la actividad que realice. Evitará levantar objetos por encima de la cabeza durante 2 a 3 semanas. Sus mamas estarán más sensibles de lo normal durante 2 a 3 semanas, por lo que puede ser conveniente evitar un contacto físico excesivo hasta las 3 ó 4 semanas. Al principio las cicatrices estarán rosadas, aspecto que mejorará continuamente desde las 6 semanas. Los controles mamográficos apropiados para cada mujer según su edad deben seguir realizándose.

RIESGOS

La mastopexia es una técnica segura, siempre y cuando sea realizada por un cirujano plástico cualificado. Sin embargo, como en cualquier operación siempre pueden existir complicaciones y riesgos asociados. La mastopexia deja cicatrices permanentes y visibles, aunque disimulables bajo el sujetador o el bikini. Los problemas de cicatrización son más frecuentes en fumadores. Algunos pacientes pueden experimentar una disminución parcial, y en ocasiones, total de la sensibilidad del pezón.

RESULTADOS

Es importante recordar que tras una mastopexia las cicatrices son importantes y permanentes, aunque su cirujano plástico hará lo posible por que se noten lo menos posible. Con el tiempo, las cicatrices irán notándose menos. Los efectos de la mastopexia, aunque duraderos, no son permanentes, dependiendo de factores como nuevos embarazos, variaciones de peso y edad. Si se ha colocado una prótesis el efecto será más duradero.

Debe evitar la exposición de la cicatrices al sol al menos durante seis meses. La luz del sol puede provocar cambios permanentes de pigmentación en la piel, provocando el oscurecimiento de las cicatrices. Si la exposición al sol es imperativa, use protectores solares.

Reducción de mamas

La reducción de mamas o mamoplastia de reducción es un procedimiento quirúrgico para disminuir el tamaño de las mamas, mediante la extirpación de grasa, tejido mamario y piel, haciéndolas más pequeñas, ligeras y firmes.

Además puede reducir el tamaño de la areola.

Las mujeres con mamas grandes pueden presentar algunos problemas debidos a este exceso de peso, como el dolor de espalda y de cuello, irritaciones de la piel debajo de la mama y problemas respiratorios. La finalidad de la mamoplastia de reducción es proporcionar a la mujer unos pechos más pequeños y con una forma más proporcional al resto de su cuerpo.

CANDIDATOS

La reducción de mamas se realiza generalmente para aliviar un problema físico, mas que por motivos puramente estéticos. Muchas mujeres que se someten a esta intervención están preocupadas por el excesivo volumen de su pecho que interfiere con muchas actividades y causa molestias físicas. En la mayoría de los casos se espera hasta que el pecho se haya desarrollado completamente, aunque puede realizarse antes si los problemas físicos son muy importantes. Este procedimiento no está recomendado en mujeres que pretendan dar el pecho tras el embarazo.

PLANIFICACIÓN

Durante la primera consulta, se evaluará el tamaño y la forma de las mamas, la firmeza de la piel y su estado general de salud. Se realizará además una exploración de mamas y en algunos casos se solicitará un estudio mamográfico (mayores de 35 años). Se le explicarán las distintas técnicas quirúrgicas, se discutirá el tamaño y la forma que tendrán su mamas y las opciones o la combinación de procedimientos que sean mejor para usted.

Debe exponer sus expectativas de manera sincera y franca, para que el cirujano plástico sea también franco y le muestre las alternativas disponibles para su problema, con los riesgos y limitaciones de cada una de ellas.

La reducción mamaria sólo está incluida en las prestaciones de la Seguridad Social en casos extremos, proceso conocido como gigantomastia.

No olvide contar si es fumadora o toma alguna medicación o vitamina, el número de embarazos previos y si piensa volver a quedarse embarazada o dar de mamar. No dude en preguntar cualquier cuestión que se plantee, especialmente aquellas relacionadas con sus expectativas sobre los resultados.

CIRUGÍA

La cirugía de reducción mamaria se realiza en un quirófano bajo anestesia general. No suele ser preciso el ingreso, dándose el alta a las 6 horas directamente desde reanimación. Si se desea se puede pagar por una estancia de 24 horas (200 €). Una reducción mamaria dura entre 2 y 3 horas. En la medida de lo posible se realizará la mamoplastia vertical. Ya que esta técnica da más proyección al pecho y deja mucha menos cicatriz que la técnica tradicional en ancla. En contadas ocasiones se utilizan drenajes.

Existen diversas técnicas, pero generalmente realizo la técnica de Hall Findlay, con cicatrices reducidas (forma de piruleta). Para pechos muy grandes son necesarias las incisiones en forma de ancla, colocándose alrededor de la areola, en una línea vertical hacia abajo desde la areola y en una línea horizontal en el surco que hay debajo del la mama. A través de estas incisiones se extirpa el exceso de piel, grasa y tejido mamario y se recoloca la areola y el pezón en su nueva posición; en algunos casos se puede asociar liposucción. En la mayoría de los casos la areola se mantiene unida a sus vasos sanguíneos y a su nervios, manteniendo la sensación normal o casi normal; sin embargo, en casos de grandes reducciones puede ser necesario separar completamente la areola y situarla en su nueva posición, perdiendo la sensación. Tras la cirugía se coloca un sujetador deportivo que se abra por delante.

POSTOPERATORIO

Tras la cirugía de mamas es normal encontrarse algo cansada unos días, pero podrá hacer vida casi normal a las 24-48 horas. La mayoría de las molestias se controlan bien con la medicación prescrita, aunque las mamas pueden doler un par de semanas; la primera menstruación tras una reducción puede hacer que las mamas se hinchen y duelan. Los pósitos serán retirados al día siguiente, pero el esparadrapo de papel de color piel (Micropore 3M) se mantiene hasta que se retiren los puntos. Es normal tener una sensación de ardor en los pezones durante las dos primeras semanas. En caso de alergia al esparadrapo este debe ser retirado.Tras la reducción puede ser normal tener una disminución de sensación en los pezones; esta situación es generalmente temporal, excepto en algunas reducciones que puede ser definitiva. Los puntos se retiran entre las 2 o 3 semanas; el edema no cede completamente hasta las 3 ó 6 semanas. Tras una reducción mamaria podrá volver al trabajo en 2 ó 3 semanas, aunque en pocos días podrá hacer vida casi normal. Debe limitar las actividades físicas fuertes durante unas semanas, hasta que se recupere de la operación. Durante 1 ó 2 semanas es conveniente evitar las relaciones sexuales para que no se inflamen las incisiones; durante 3 ó 4 semanas evite el contacto físico intenso de las mamas. Es normal que aparezcan pequeñas costras o un poco de líquido a través de las incisiones.

RIESGOS

La cirugía de reducción de las mamas es una técnica segura, siempre y cuando sea realizada por un cirujano plástico cualificado. Sin embargo, como en cualquier operación siempre pueden existir complicaciones y riesgos asociados. La reducción mamaria dejan cicatrices permanentes y visibles, aunque disimulables bajo el sujetador o el bikini. Los problemas de cicatrización son más frecuentes en fumadores. Algunos pacientes pueden experimentar una disminución parcial, y en ocasiones, total de la sensibilidad del pezón. Tras una reducción puede verse afectada la capacidad de dar de mamar (50 %).

RESULTADOS

Es importante recordar que tras una reducción las cicatrices son importantes y permanentes, aunque su cirujano plástico hará lo posible por que se noten lo menos posible. Con el tiempo, las cicatrices irán notándose menos. Tras una reducción mamaria pasarán unos meses hasta que sus mamas adquieran el aspecto definitivo; aún así, las mamas cambiarán ante los estímulos hormonales normales, el embarazo o los cambios de peso. Puede necesitar algo de tiempo hasta acostumbrarse a su nueva imagen corporal. Si sus expectativas son realistas usted estará muy satisfecha con el resultado de la reducción de mamas.

Ginecomastia

Ginecomastia es un término médico que viene de la palabra griega usada para definir “mamas similares a las de la mujer”.

Aunque nos es frecuente oír hablar de este problema, actualmente es bastante común. Se estima que la ginecomastia afecta a un 40-60 % de los hombres. Y puede afectar a una sola mama o a las dos. Aunque ciertas drogas o medicamentos y algunos problemas médicos pueden estar unidos al sobredesarrollo de la mama masculina. En la gran mayoría de los casos no hay causa conocida. Para hombres preocupados por su apariencia, la reducción de la mama puede ser de utilidad. El procedimiento quita grasa y tejido glandular de las mamas, dando lugar a un tórax plano, firme, y bien contorneado.

CANDIDATOS

La reducción de mamas se realiza generalmente para aliviar un problema físico, mas que por motivos puramente estéticos. Muchas mujeres que se someten a esta intervención están preocupadas por el excesivo volumen de su pecho que interfiere con muchas actividades y causa molestias físicas. En la mayoría de los casos se espera hasta que el pecho se haya desarrollado completamente, aunque puede realizarse antes si los problemas físicos son muy importantes. Este procedimiento no está recomendado en mujeres que pretendan dar el pecho tras el embarazo.

PLANIFICACIÓN

En la primera consulta le haremos una historia medica completa, examinando sus mamas y buscando las posibles causas de ginecomastia, tales como función hepática alterada, uso de medicación que contenga estrógenos, o uso de esteroides anabolizantes. Si se sospecha un problema medico como causa, le referiremos al especialista apropiado. En casos extremos podemos recomendarle una mamografía. Esta no solo descartara la pequeña posibilidad del cáncer de mama, sino que revelara la composición de la mama. Una vez que conozcamos cuanta grasa y cuanto tejido glandular contiene la mama, podremos elegir la técnica quirúrgica adecuada.

Le darán instrucciones especificas acerca de como prepararse, incluyendo aspectos como tiempo de ayuno y actitud a seguir con la medicación que tome o que necesite.

Los fumadores deben dejar de fumar durante un mínimo de una o dos semanas previas a la cirugía y durante la recuperación. Fumar disminuye la circulación e interfiere con la cicatrización. Para el éxito del tratamiento es esencial seguir nuestras instrucciones.

CIRUGÍA

Si el exceso glandular es la causa primaria del aumento mamario, este debe ser retirado con bisturí. Este procedimiento puede ser realizado sólo o con liposucción. En un tratamiento normal, la incisión se hace en una zona poco visible, en el reborde de la areola. A través de esta incisión se quita el exceso de tejido glandular, la grasa y la piel sobrante. Si se usa la liposucción para retirar el exceso de grasa, la cánula habitualmente se inserta a través de las incisiones existentes.

Si la ginecomastia consiste fundamentalmente en un exceso de tejido graso, utilizamos la liposucción para retirarlo. Se hace una pequeña incisión ( menos de 0,5 cm) en áreas no visibles, y con la ayuda de una cánula hueca unida a una bomba de vacío, se rompe la grasa y se aspira. Puede sentir una vibración o fricción durante el procedimiento, pero no dolor.

En casos extremos, cuando se quitan grandes cantidades de grasa, la piel puede no ajustar bien con el nuevo contorno corporal. En estos casos, el exceso de piel puede tener que ser extirpado para permitir a la piel restante reajustarse correctamente al nuevo contorno mamario.

Algunas veces se deja un pequeño tubo de drenaje para eliminar el exceso de secreción de la herida. Posteriormente se venda el tórax para que la piel se adapte correctamente.

POSTOPERATORIO

Tanto si la escisión ha sido con bisturí o con liposucción, sentirá algunas molestias unos días tras la cirugía. Sin embargo las molestias pueden ser controladas con medicación. En cualquier caso debe ser acompañado por un adulto responsable durante un día o dos, que le pueda ayudar en lo que necesite. Estará hinchado algún tiempo – de hecho, puede preguntarse al principio si el tratamiento ha sido efectivo -. Para ayudar a reducir la inflamación llevará una prenda elástica durante algún tiempo. Aunque la mayor parte de la inflamación desaparecerá en unas pocas semanas, puede tardar tres meses o más, hasta que el resultado final de la cirugía sea aparente.

Mientras tanto, es importante volver a la normalidad. Debe recuperarse progresivamente y volver a su actividad habitual cuando se sienta bien – que podría ser en uno a dos días tras la cirugía-. Si hay suturas, estas se retiran en una semana tras el procedimiento.

Le aconsejaremos que limite su actividad física al principio, evitando ejercicios pesados durante 3- 4 semanas. En general, estará aproximadamente un mes, antes de que pueda volver a su actividad física normal.

Debe evitar la exposición de la cicatrices al sol al menos durante seis meses. La luz del sol puede provocar cambios permanentes de pigmentación en la piel, provocando el oscurecimiento de las cicatrices. Si la exposición al sol es imperativa, use protectores solares.

Los resultados del procedimiento son significativos y permanentes. Si sus expectativas son realistas, los cambios serán buenos y estará satisfecho con su nuevo aspecto

RESULTADOS

Tanto si la escisión ha sido con bisturí o con liposucción, sentirá algunas molestias unos días tras la cirugía. Sin embargo las molestias pueden ser controladas con medicación. En cualquier caso debe ser acompañado por un adulto responsable durante un día o dos, que le pueda ayudar en lo que necesite. Estará hinchado algún tiempo – de hecho, puede preguntarse al principio si el tratamiento ha sido efectivo -. Para ayudar a reducir la inflamación llevara una prenda elástica durante algún tiempo. Aunque la mayor parte de la inflamación desaparecerá en unas pocas semanas, puede tardar tres meses o más, hasta que el resultado final de la cirugía sea aparente.

Mientras tanto, es importante volver a la normalidad. Debe recuperarse progresivamente y volver a su actividad habitual cuando se sienta bien – que podría ser en uno a dos días tras la cirugía-. Si hay suturas, estas se retiran en una semana tras el procedimiento.

Le aconsejaremos que limite su actividad física al principio, evitando ejercicios pesados durante 3- 4 semanas. En general, estará aproximadamente un mes, antes de que pueda volver a su actividad física normal.

Debe evitar la exposición de la cicatrices al sol al menos durante seis meses. La luz del sol puede provocar cambios permanentes de pigmentación en la piel, provocando el oscurecimiento de las cicatrices. Si la exposición al sol es imperativa, use protectores solares.

Los resultados del procedimiento son significativos y permanentes. Si sus expectativas son realistas, los cambios serán buenos y estará satisfecho con su nuevo aspecto

Reducción de la areola

Ginecomastia es un término médico que viene de la palabra griega usada para definir “mamas similares a las de la mujer”.

La reducción de la areola mamaria está indicada en pacientes que presentan desproporción estética en el tamaño de sus areolas respecto al de sus mamas.

Una areola media tiene un diámetro de aproximadamente 4,5 cm en la mujer y de unos 3 cm en hombre. Unas dimensiones de areola desproporcionadas con el tamaño de los senos tienen como resultado una imagen antiestética de las mamas. El tamaño desproporcionado de la areola se corrige mediante la cirugía de reducción de la areola mamaria.

Esta técnica quirúrgica se lleva a cabo mediante la eliminación de una fracción del borde exterior areolar o del diámetro externo del pezón pigmentado de la areola mamaria.

Una areola desproporcionada que se presenta hinchada conlleva otra técnica diferente, que consiste en eliminar tejido submamario glandular debajo de la areola, adquiriendo ésta un aspecto más uniforme y turgente. En algunas ocasiones puede realizarse una eliminación de la fracción interior/central a la altura del pezón.

La reducción de la areola mamaria es un procedimiento quirúrgico que se puede solicitar de forma aislada o complementaria a una reducción/ mastopexia mamaria.

ANESTESIA

Se realiza en quirófano. Se puede realizar con anestesia local y si se desea asociada a sedación.

RIESGOS

El riesgo que tienen este tipo de operaciones es que quede una cicatriz ancha antiestética. Normalmente se disimula alrededor del pezón pero puede dar la impresión de que las areolas se han ensanchado. No obstante, con el tiempo las cicatrices irán notándose menos. Otras complicaciones son infrecuentes en este tipo de cirugías.

Una de las mayores preocupaciones de esta cirugía es que se altere el estado de los pezones para posteriores lactancias: La respuesta es no, ya que tras la operación las mamas seguirán conservando su capacidad para amamantar y los conductos galactóforos no se verán afectados.

POSTOPERATORIO

Al realizarse bajo anestesia local, la recuperación es inmediata. Se recomienda no conducir el día de la cirugía y abstraerse de realizar esfuerzos / deporte durante unos 15 días. Se puede duchar a los 2 días después de retirar las gasas, dejando el esparadrapo de color piel Micropore 3M, hasta la retirada de las suturas.

RESULTADOS

Un tamaño de areola proporcionado con el volumen de las mamas.

depositphotos_14021448_original_thumb

Corrección de pezón

Un pezón puede ser grande, pequeño, faltar, estar deformado o invertido. Las anormalidades o irregularidades pueden ocasionar un problema de autoestima.

PEZONES GRANDES (HIPERTRÓFICOS)

Se pueden corregir por distintas técnicas:

  1. Sección transversal
  2. Des-epitelización de la base y sutura (técnica algo más complicada pero con los mejores resultados estéticos). Sirve tanto para hombres como para mujeres.
  3. Sección tangencial y sutura (más utilizada en hombres).

La técnica se elige acorde a las necesidades y gustos de los pacientes.

PEZONES INVERTIDOS

En muchos casos, los pezones invertidos pueden ser congénitos (estar presentes desde el nacimiento). En otros se invierten al llegar a la pubertad. Muchos de estos casos se corrigen con anestesia local, colocando el pezón en su sitio por tracción y manteniéndolo colocando un piercing. En este caso los conductos de leche permanecen intactos.

Existen 3 grados de inversión del pezón. Las mujeres con una inversión de pezón de tercer grado suelen sufrir infecciones, erupciones o problemas de higiene.

En algunas ocasiones, el cirujano deberá eliminar los conductos de leche hacia el pezón para corregirlo. En ese caso, ya no podrá amamantar.

En casos muy severos, los pezones invertidos pueden ser tan persistentes, que se pueden volver a retraer incluso después de la cirugía.

RECONSTRUCCIÓN DEL PEZÓN

Existen distintas técnicas que van desde el transplante de pezón contralateral en el caso de que este sea hipertrófico. Creación de pezón por colgajos de diversos tipos adecuados a la cicatriz que presente la paciente ( técnica en estrella, técnica de Tenesse, Ying-Yang, …). En algunos casos se realizan distintos tipos de injertos. Otra posibilidad es el tatuaje de areolas sin reconstrucción de pezón. Todo depende del gusto y las necesidades de los pacientes. Existen prótesis externas de silicona (Amoena).

Esta cirugía es bastante especial ya que los colgajos tienden a disminuir de tamaño hasta un 70 %, por lo que hay que realizarlos bastante más grandes de lo que esperamos como resultado.

DEFORMACIÓN DEL PEZÓN

Un pezón rasgado se puede volver a unir extirpando el tejido cicatricial. La corrección se ajusta se ajusta al tipo de deformación.

RIESGOS DE LA CORRECCIÓN DE LOS PEZONES

Como en cualquier tipo de cirugía, estas intervenciones conllevan riesgos. Las complicaciones incluyen: reinversión, infección, daños en los tejidos, hemorragias y reacciones adversas a la anestesia. La intervención puede resultar en cicatrices visibles, trastornos de la sensibilidad o pezones asimétricos. Si se vuelve a producir la inversión del pezón o si la asimetría es clara, puede resultar necesario realizar una segunda intervención. En determinadas ocasiones, las mujeres pueden seguir amamantando, mientras que para otras esto resulta imposible.

POSTOPERATORIO

Los primeros días después de una corrección de pezones podrían tener alguna molestia. El uso de analgésicos podría ser de ayuda, por ejemplo, paracetamol. Al realizarse con anestesia local, la recuperación es muy rápida.

Se administran antibióticos orales. Transcurridas 24 a 48 horas de la operación podrá reincorporarse a sus actividades diarias. Se recomienda no conducir el día de la cirugía y abstraerse de realizar esfuerzos / deporte durante unos 15 días.

Correción de la asimetría mamaría

La gran mayoría de las mujeres presentan cierto grado de asimetría mamaria y, en general, esta situación suele vivirse con completa naturalidad.

Sin embargo, en algunos casos, esta asimetría natural se presenta de forma excesivamente marcada y es vivida por la paciente como un verdadero problema.

Esta situación es fuente de importantes complejos y problemas de autoestima, puesto que la diferencia de forma y tamaño entre ambas mamas puede llegar a ser muy evidente en ropa de baño e incluso en ropa de calle. Asimismo, puede ser fuente de inseguridad ante las relaciones personales y sexuales.

Muchas mujeres conviven con su complejo por desconocimiento de las posibles soluciones a su asimetría mamaria.

CANDIDATOS

Cada caso de asimetría mamaria es distinto. Mientras que algunas pacientes se beneficiarán de la implantación de prótesis mamarias de diferente tamaño en un pecho y en el otro, otras pacientes requerirán una cirugía más profunda de su glándula mamaria y otras obtendrán mejor resultado con una reducción o elevación de su pecho. En general, en todos los casos se requerirá una intervención distinta en cada mama para lograr la simetría. En los últimos años también contamos con técnicas de lipotransferencia que se puede utilizar sola o asociada a otro procedimiento.

PLANIFICACIÓN

En general debemos esperar al momento en el que el pecho se haya desarrollado por completo, alrededor de los dieciocho años.

Sin embargo, hay algunas malformaciones que cuando son muy evidentes nos obligan a realizar la intervención antes.

CIRUGÍA

Cada caso de asimetría mamaria es distinto. Mientras que algunas pacientes se beneficiarán de la implantación de prótesis mamarias de diferente tamaño en un pecho y en el otro, otras pacientes requerirán una cirugía más profunda de su glándula mamaria y otras obtendrán mejor resultado con una reducción o elevación de su pecho. En general, en todos los casos se requerirá una intervención distinta en cada mama para lograr la simetría. En los últimos años también contamos con técnicas de lipotransferencia que se puede utilizar sola o asociada a otro procedimiento.

RESULTADOS

La asimetría mamaria es fuente de importantes complejos y de inseguridad en muchas mujeres pero en la mayoría de los casos tiene solución. En algunos casos hay asociada una malformación ósea (toráx en quilla, pectus excavatum, asimetrías de la parrilla costal) y/o una escoliosis de la espalda, lo que es tenido en cuenta para buscar la mejor opción. Se realizaría una cirugía de camuflaje de defectos a la vez que corregimos la asimetría mamaría.

asimetria mamaria

Reconstrucción mamaria

La reconstrucción de la mama tras un cáncer es uno de los procedimientos quirúrgicos actuales dentro de la cirugía plástica más seguros y gratificantes para la paciente.

El desarrollo de nuevas técnicas posibilita al cirujano plástico crear una mama muy similar en forma, textura y características a la no operada. Además, en algunos casos es posible hacer la reconstrucción a la vez que se extirpa la mama, evitando a la paciente la experiencia de verse mastectomizada.

La reconstrucción mamaria tiene como fin:
● Recrear una mama de aspecto natural, incluyendo la areola y el pezón.

● Eliminar la necesidad de llevar prótesis externas de relleno posibilitando llevar prendas de vestir que no serían posibles sin reconstrucción (bañadores, escotes, etc.).

● Rellenar el hueco y la deformidad que puede quedar en el tórax.

● Restaurar la imagen corporal y mejorar la calidad de vida de la paciente.

Para la inmensa mayoría de las mujeres con cáncer de mama, la reconstrucción de la misma mejora la imagen, lo cual facilita una mayor estabilidad emocional, permite enfrentarse de una forma más positiva a la enfermedad y llevar una vida social y sexual más activa.

CANDIDATOS

Casi todas las mujeres mastectomizadas pueden, desde el punto de vista médico, considerarse candidatas para reconstruirse la mama. La candidata óptima es aquélla a la que se le puede eliminar completamente el tumor durante la mastectomía. Cuando la mama se reconstruye a la vez que se realiza la mastectomía (técnica denominada reconstrucción inmediata), la paciente se despierta de la intervención con un contorno mamario adecuado, evitando la experiencia de verse con la mama amputada; el beneficio psicológico de esta técnica es claro.

En algunos casos, sin embargo, la reconstrucción puede o debe posponerse (técnica denominada reconstrucción diferida). Algunas mujeres no se sienten cómodas hablando de la reconstrucción mientras intentan adaptarse al hecho de haber sido diagnosticadas de un cáncer de mama; otras mujeres simplemente no desean más intervenciones que las estrictamente necesarias para curar la enfermedad. Otras veces, el empleo de técnicas más complejas de reconstrucción hace aconsejable retrasar la reconstrucción para no extender excesivamente la intervención. Si existen problemas médicos asociados, como obesidad, hipertensión, también puede ser necesario retrasar la reconstrucción.

Por otro lado, la reconstrucción inmediata exige una colaboración estrecha entre el cirujano que extirpa la mama y el cirujano plástico, ya que es necesaria la presencia de ambos cuando se interviene a la paciente. Esta situación no es posible en hospitales donde no hay cirujano plástico (hospitales comarcales, por ejemplo), situación que hace necesario retrasar la reconstrucción, que será realizada en otro centro. En cualquiera de los casos, lo importante es disponer de una información adecuada y clara sobre las posibilidades de reconstrucción antes de ser intervenida, para enfrentarse a la operación de forma más positiva.

RIESGOS

Prácticamente toda mujer que ha sido mastectomizada puede someterse a una reconstrucción mamaria. No obstante pueden existir ciertos riesgos que deben ser conocidos antes de someterse a esta intervención. Estos riesgos serían los propios de cualquier cirugía, como hematomas, cicatrices patológicas o problemas anestésicos que, aún siendo poco probables, siempre cabe una mínima posibilidad. Así mismo, las mujeres fumadoras deben saber, que el tabaco puede ocasionar problemas de cicatrización y tener un periodo de recuperación más prolongado.

Si en la reconstrucción se emplean implantes, existe una mínima posibilidad de que se infecte, normalmente en la primera o en la segunda semana tras la intervención. En algunos de estos casos, puede ser preciso retirar temporalmente el implante, pudiendo colocarse de nuevo más adelante. El problema más común relacionado con los implantes, es la contractura capsular, consistente en la formación por el organismo de una cápsula cicatrizal interna alrededor del implante que puede hacer que la mama reconstruida tenga una consistencia más dura de lo normal; esto no es más que una respuesta fisiológica exagerada del organismo a un cuerpo que no reconoce como propio. Existen varios métodos para combatirla, desde los masajes sobre la mama a su eliminación mediante cirugía.

Debe quedar claro que la reconstrucción no tiene efecto en la recurrencia de la enfermedad de la mama, ni interfiere con el tratamiento de quimioterapia o radioterapia, aunque la enfermedad recidive. Tampoco interfiere con los estudios posteriores que puedan ser necesarios en las revisiones. Si su mama ha sido reconstruida mediante implantes y su cirujano le recomienda la realización de mamografías de control periódicas, deberá hacérselas en un centro radiológico con experiencia en el uso de técnicas radiológicas para prótesis.

PLANIFICACIÓN

Existen distintas técnicas que van desde el transplante de pezón contralateral en el caso de que este sea hipertrófico. Creación de pezón por colgajos de diversos tipos adecuados a la cicatriz que presente la paciente ( técnica en estrella, técnica de Tenesse, Ying-Yang, …). En algunos casos se realizan distintos tipos de injertos. Otra posibilidad es el tatuaje de areolas sin reconstrucción de pezón. Todo depende del gusto y las necesidades de los pacientes. Existen prótesis externas de silicona (Amoena).

Esta cirugía es bastante especial ya que los colgajos tienden a disminuir de tamaño hasta un 70 %, por lo que hay que realizarlos bastante más grandes de lo que esperamos como resultado.

CIRUGÍA

Técnicas de reconstrucción mamaria

Existen diversos tipos de operación para reconstruir la mama:

Técnicas de expansión cutánea:

La más empleada y consiste en expandir la piel y, posteriormente, colocar una prótesis. Después de la mastectomía, el cirujano plástico coloca un globo hinchable (expansor) debajo de la piel y músculo del pecho. A través de un mecanismo de válvula enterrado en la misma prótesis, se introduce una solución de suero salino una vez a la semana, durante varias semanas, hasta rellenar el expansor. Una vez que la piel de la región del pecho a dado de sí lo suficiente, se retira este expansor y se sustituye por una prótesis mamaria de silicona o de suero salino definitiva. Existen determinados expansores que están diseñados de tal manera que permiten ser mantenidos como implantes definitivos. Ambas intervenciones se realizan bajo anestesia general, con un estancia hospitalaria breve, entre 24 y 48 horas.

Si la mama no mastectomizada es demasiado grande, demasiado pequeña o está muy caída, puede ser necesario reducirla, aumentarla o elevarla, a la vez que se reconstruye la otra, para conseguir un resultado simétrico. El pezón y la piel de alrededor (areola) se reconstruyen después, mediante anestesia local y de manera ambulante.

Las prótesis empleadas en este tipo de reconstrucción contienen silicona médica, al igual que muchos otros materiales empleados en otros campos de la cirugía (prótesis testiculares, implantes faciales, etc.). No se ha demostrado ninguna relación entre el cáncer de mama y el empleo de prótesis mamarias; tampoco se ha demostrado una relación clara con enfermedades autoinmunes y reumatológicas. Su utilización está aprobada en todos los países Europeos.

Técnicas que emplean tejidos propios:

  • Reconstrucción por lipotransferencia + BRAVA
  • Reconstrucción por dorsal ancho pediculado
  • Reconstrucción por colgajo libre

Estas técnicas emplean tejidos propios para crear una mama natural y consisten en la movilización o el trasplante de tejidos de otras zonas del cuerpo como el abdomen, la espalda o las nalgas (técnicas denominadas autólogas o colgajos). En algunos casos estos tejidos o colgajos siguen unidos a su sitio original, conservando su vascularización, y son trasladados hacia la mama mediante un túnel que corre por debajo de la piel. Según la técnica puede ser preciso o no emplear, además, un implante.

En otros casos los tejidos empleados para crear la mama son separados completamente de su sitio original, generalmente del abdomen, las nalgas o del muslo, y son trasplantados al pecho mediante la conexión a los vasos sanguíneos de esta zona. Este tipo de procedimiento debe ser realizado por un cirujano plástico con experiencia en microcirugía.

Independientemente de si el tejido se pasa por un túnel bajo la piel o si se transplanta, estas técnicas son más complejas que las que emplean expansión cutánea, dejan más cicatriz y el periodo de recuperación es mayor que para los implantes. Sin embargo, el resultado estético es muy superior, sólo suele precisarse una intervención y no existen los problemas relacionados con el uso de implantes (formación de cápsula, infección del implante,…). En algunos casos, cuando se moviliza tejido del abdomen, existe el beneficio añadido de la mejoría del contorno abdominal (como si se tratase de una corrección estética de la “tripa”). Esta técnica se realiza también bajo anestesia general, con una estancia hospitalaria entre 4 y 7 días.

RESULTADOS

En algunos casos la mama reconstruida puede tener una aspecto más firme y parecer más redonda que la otra mama. Puede que el contorno no sea exactamente igual que antes de la mastectomía, y pueden existir algunas diferencias de simetría con la mama no intervenida. Sin embargo, estas diferencias sólo suelen ser aparentes para la propia mujer, no siendo percibidas por los demás.

Para la mayoría de las pacientes mastectomizadas, la reconstrucción de la mama supone una mejoría de imagen absoluta, proporcionando además un equilibrio psicológico que en muchas ocasiones se había perdido, volviendo a verse un cuerpo completo. Esto le conducirá, en breve, a llevar una vida tanto social como sexual completa y olvidar la enfermedad que le condujo a la reconstrucción.

Si usted está pensando en someterse a una intervención de Cirugía Plástica o Estética, acuda a un Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética.